Inmaculada Gredilla
“El postgrado fue una experiencia personal profunda y muy reveladora. La expresión artística en Arteterapia se revelaba a sí misma y hablaba de mí en un lenguaje lleno de matices. Me sorprende el modo en que se alcanzan lugares propios al mismo tiempo que lejanos.”

Alazne Torre Gonzalez
Este curso y espacio de Arteterapia se convirtió en un lugar de encuentro. Un lugar que posibilitó el establecimiento de relaciones nuevas, el placer del encuentro con una misma ante la obra creada, de sorpresa ante las propias potencialidades, de desinhibición y libertad. Un espacio para el permiso y el no juicio, para el encuentro con los otrxs, para crear vínculos afectivos, compartir afinidades y diferencias, experiencias y sentimientos, para formar parte de un grupo.
He sentido que el Arteterapia nos propone la apertura y el respeto hacia la personas que nos dejamos acoger en un espacio de posibilidades y libertad, y podamos encontrarnos con nuestros límites y capacidades, nuestros dificultades, nuestras estructuras de repetición y sus bloqueos, y poco a poco, se comprenda, se reconozca, se admita y, sin prisa, planteemos otros puntos de vista.
Agradecida de encontrar esta formación en Bilbo. Ahora el viaje continúa en Barcelona, inmersa en el Máster de la Universidad de Girona, pero cuando recuerdo lo vivido….sonríen mis ojos!
Jugar es hacer,
Y
Hacer
Es
Haciendo.
Amaia Peña Peña

Encontré en el postgrado una genuina inmersión en mí misma,  perdiéndome y encontrándome en un hacer sutil y tremendamente movilizador, preguntando(me), escuchando(me), creando(me)… sostenida en todo momento sin juicios, sin censuras, en un espacio lleno de respeto y de libertad, de exploración, de apertura, de juego íntimo y compartido. Para mí supuso una experiencia muy emocional, muy emotiva y especial, me brindó la oportunidad de darme permiso, de elaborar un camino que ahora transita por el máster en Barcelona y la oportunidad de crecer en un suma y sigue.

Muchas son las cosas que me llevo del postgrado, y hablo en presente porque ahí están: resonando. Y lo sigo viviendo intenso, muy intenso, y tan increíble que no tengo sino palabras de agradecimiento: a todos y cada uno que compartieron conmigo esta experiencia, y a todos los que nos posibilitaron crearla, experimentarla… vivirla.