Experiencias de Arteterapia por Maria Canet

Experiencias de Arteterapia sobre los dos años de formación en el Máster de Arteterapia Integrativo impartido desde la Universidad de Girona…

Cierro los ojos y me aparecen unas palabras: ‘Traspasada por la experiencia’. Los vuelvo a cerrar y me devuelve una imagen. Un fin de semana de formación: viernes por la tarde comienza la aventura. Durante dos días nos adentramos en un mundo diferente: complejo, rico de ideas, de sensaciones, de preguntas, y de conceptos , de silencios, de juegos, de poesía, de encuentros y desencuentros, y de pérdidas y de crecimiento…También de bloqueos, de cosas que se desajustan para poder abrir la posibilidad de ajustar de nuevo, de diferente manera. No acabaría nunca de poner palabras y siempre serían insuficientes para explicar de qué trata esta formación.

Información , mucha información , pero sin empacharse de conceptos, teoría que va tomando forma a través de la práctica, de la experiencia y siempre a través de una misma, algo de ti se pone en juego a cada minuto. A cada uno le va llegando a su manera, a través de un ritmo propio, y es que de eso se trata. Lo propio es el que toma una dimensión casi sagrada. Y es que es así como debe ser, no hay nada hecho si no se hace desde la propia elaboración, y así, ir trazando un camino. De respeto a ti misma, a los propios procesos, de respeto al otro y a sus procesos. Aquí empieza el largo viaje por el proceso arteterapéutico, que yo diría del propio viaje de la vida .

Ahora, después de dos años intensos de trabajo: talleres con otros compañeras (lazos estrechos llenos de guiños), del trabajo con los profesores y profesoras (profesionales que acompañan desde el respeto) del trabajo a través de la teoría, del pensamiento, del contacto con los materiales, con el hacer, del contacto con artistas, con profesionales poetas del psicoanálisis, del propio trabajo personal de terapia, y de 300 horas de prácticas intentando los primeros pasos como arteterapeuta, algo cambia dentro de ti. A mí, se me abre una concepción diferente de lo humano, de la singularidad de cada uno, me habla también sobre la capacidad de soñar, de entrar en este mundo de sueño, de imágenes y de resonancias que reconfortan y me hablan de mi intimidad y me animan a trazar el propio camino. Gracias.