Experiencias de Arteterapia por Julián Camacho

 

Experiencias de Arteterapia

El máster de arteterapia fue la línea, de dos años, que marca un antes y un después. Ya hace unos años que lo concluí y es por eso que puedo decir ahora, que la experiencia formativa no se ha acabado. Como el bebé después de mamar que continúa moviendo los labios, saboreando y alargando este momento, el máster te ofrece la posibilidad de continuar.

Es un continuar diferente. Un camino que se ha hecho más ancho, donde las dificultades son claramente oportunidades para seguir creciente.

Tengo que confesar que después de 30 y pico años trabajando en el ámbito de la educación social, desde que me he formado como arteterapeuta, mi trabajo profesional ha hecho un giro.

Siento que se está ‘cocinando’ en mi talante una nueva forma de hacer. Mis planteamientos educativos están tomando una nueva apertura constantemente. Dos encuadres, educador-arteterapeuta, tan diferentes y a la vez tan cercanos.

La formación del Máster me ha permitido ver mi trabajo con unos objetivos que pasean por el mismo camino; ayudar a la persona, joven, niño,… a encontrar sus potencialidades, sus capacidades. Quizás se puede pensar y decir, acompañar a cada persona a ser un mismo.

Más experiencias.